domingo, 9 de noviembre de 2008

CRONICA: THE JESUS AND MARY CHAIN EN LIMA, UNA NOCHE DE RUIDO ENCANTADOR


the jesus and mary chain en peru 1
foto: renzo sanchez

Aún recuerdo la sensación de frustración que me provocó el hecho de saber que The Jesus And Mary Chain anunciaban su retorno con una gira mundial que los llevaría por ésta parte del continente. Estaba dispuesto a repetir la misma odisea itinerante que hice para ver a los Rolling Stones en Buenos Aires en 2006 y me quedé con los crespos hechos al no poder completar el presupuesto para viajar.

Resultado de éste bajón, me quedé piconazo y con ganas de revancha. Era verano del 2007, pero los "Jesus..." apenas estaban comenzando una nueva etapa luego de ocho años de separados, no tenía porqué perder las esperanzas de verlos algún dia en Perú hasta que hace pocos meses de éste 2008 que ya se va, la noticia de que tocarían en Lima me cayó como un bombazo inesperado. No lo podía creer.

afiche oficial the jesus and mary chain en lima, 6 de noviembre 2008


Apenas compré mi entrada inmediatamente tuve conciencia que habia empezado a comer de a pocos un plato frio de venganza y que aún no podía cantar victoria completa ante esas jodidas probabilidades de que el show de los hermanos Reid pudiera convertirse en otro acto fallido entre las sucesivas cancelaciones que se venían dando últimamente y que terminaron en cabezasos economicos para los fans y ruinas financieras irrecuperables para algunos promotores inexpertos. En fin, mi consigna fue no cantar victoria hasta el momento de ver in situ a los Jesus And Mary Chain. Para apaciguar la sensación de ansiedad, arranqué un afiche del concierto de una pared ubicada frente a la Universidad Católica y lo pegué en mi cuarto.

ABREN SHOW, CATERVAS Y RESPLANDOR CON ROBIN GUTHRIE

Llegué al Scencia de la Molina bordeando las 8:00 de la noche, apenas habian unos cuántos "gatos" en la cola, entonces me dije: "ésto no puede ser", el local está adaptado para un aforo limitado de 2 mil personas, entonces tomé mi lugar en la cola y mientras tanto me hice pata de mi vecino matando el tiempo charlando de lo que se viniera a la mente. A ratos me asomaba para ver hasta donde llegaba la cola, poco a poco fue llegando más gente, minutos después, vaya!! dio vuelta a la esquina, hasta que dieron las 9:00pm, hora indicada para que los bouncers abrieran la valla, realizar el chequeo personal correspondiente y el desglose de los tickets para el ingreso de los fans al recinto. La camarita, como siempre, escondida entre los huevos.

El Scencia es un gran salón de baile acondicionado ésta vez con un estrado mediano, luces inteligentes y un proyector de imágenes, arriba en los balcones estaban los vips, delante del estrado los de preferencial y tras ellos, la general, donde yo estuve, ubicado a 25 metros de distancia aproximadamente. Como antesala sonaban actos musicales de estilo dream pop, neo sicodelia y shoegaze. Abre el show para sorpresa de todos, porque no estaban anunciados, la banda Catervas presentando canciones de su más reciente album cumpliendo aceptablemente su rol de apertura. Aunque para mi gusto, aún tienen detalles por mejorar como la falta de modulación de voz de su cantante y algunos arreglos musicales que sonaban muy forzados y fuera de lugar.

Se van los Catervas y se da un receso, vuelve la música de consola. Luego de unos minutos ingresan Toño Zelada y sus secuaces de Resplandor para tocar canciones de su último album "Pleamar". Se enciende el proyector de vídeos y el show de Resplandor adquiere una estética sicodelica que ayuda a percibir mejor la música. Toño Zelada estaba celebrando el tercer aniversario de su productora Automatic Entertainmet y ofreció algunas novedades para ésta noche. La banda ahora cuenta con una cantante que emite alaridos al estilo de Elizabeth Fraser en los mejores momentos de Cocteau Twins. Acompañan a Resplandor una violinista y una cellista.

Robin Guthrie, la chica de los alaridos y Toño Zelada.
foto: renzo sánchez


Tras interpretar algunas canciones, Toño Zelada hace un alto a la música para presentar al más grande ícono del shoegaze; Robin Guthrie, el célebre ex-Cocteau Twins quien hoy es un "caserito" en nuestro medio. El músico inglés acababa de presentar el dia anterior en el Centro Cultural España su mas reciente producción discográfica "3:19 Bande Originale du Film". Guthrie, ingresa al estrado en medio de ovaciones y en ésta ocasión acompaña a Resplandor en canciones como "Melancolía", una de las más emblemáticas de la banda peruana.

resplandor con robin guthrie
foto: renzo sanchez


La chica de los alaridos gemía en todas las canciones sin parar y ya me estaba cayendo pesada, la sensación era como el efecto que produce escuchar los chillidos de Yoko Ono en la Plastic Ono Band. Entonces me pregunté; "¿por qué no se calla al menos por un momento?", el silencio también es un elemento importante en la música, claro que sí.

EL SHOW DE JESUS... RUIDOSO, PESADO E HIPNOTICO:

A pocos minutos de finalizar el show de Resplandor, aún seguían entrando más personas al recinto de La Molina, echando ojo desde mi sector noté que habían algunos personajes del ambiente artístico local, entre ellos Salim Vera e Iván Mindreau de Libido, José Arbulú y Luis Callirgos de Cementerio Club, Humberto Campodónico de Los Turbopotamos, el ex-Leusemia Raúl Montañez, la actriz Urpi Gibbons, y otros tantos artistas más que no recuerdo sus nombres.

the jesus and mary chain en perú 2
foto: renzo sanchez


Ya en el estrado se encontraban "los plomos" de la banda escocesa probando los micros y calibrando los instrumentos, los tipos se despiden y a los segundos se detiene la música de consola, momento en que el furor del público se deja sentir entre gritos de histeria y el respectivo coro "Ole Ole Jesus... Jesus", ahi estaban los hermanos William y Jim Reid bajando las escaleras directo al estrado secundados por los demás integrantes, el guitarrista rítmico Mark Krozer, el bajista Phil King (ex-Lush) y el baterista Loz Colbert (ex-Ride), instalándose en sus respectivas posiciones en medio de una estruendosa ovación que a estas alturas ya supera la capacidad limitada que a ojo de buen cubero, serían unos 3 mil asistentes.

William juega con las cuerdas probando el sonido de su guitarra y en seguida da el batacazo inicial con una de mis canciones favoritas; "Snakedriver" del album "The Sound Of Speed", wuau!! ésto ya era demasiado!!!. La revancha estaba cobrada absolutamente.

snakedriver


Al acabar la canción el público delira, y apenas logra identificar los primeros acordes de "Head On" ocurre el acabóse. La gente pierde los estribos en un espasmo de locura; salta, baila y canta la cancion entera, ésta pieza fundamental que siempre sonaba en los tonos del Bizarro, la No helden y el Bauhaus estaba siendo ejecutada en vivo y en directo en medio de un frenesí similar al que produjera Bjork en su recordado concierto del 2007. Definitivamente los escoceses se las traían, repiten la parte de la fuga causando fulgor entre los asistentes, no escatimaron en romper la clásica regla de tocar la "mejor" canción para el final, aunque pensando como un Reid, qué tema de Jesus And Mary Chain puede ser tan buena como ésta, cuando hay otras de superior calibre.

head on


Creo que los escoceses no esperaban éste recibimiento, Jim Reid, el cantante, con su acostumbrado temple flemático se anima a proclamar "thank you" y William Reid, el guitarrista principal, se inclina agradeciendo al respetable. Estaba claro que Lima los convenció.

El show continua con "Far Gone And Out" en la que el público, enchufado al 100% corea "Hey Hey Hey!!" alternando con Jim Reid las líneas de la canción, luego sigue "Between Planets", aquella canción que da inicio al album "Automatic" ejecutada con notable fuerza y ritmo, prosiguen "Blues From a Gun", "Teenage Lust" y
"Sidewalking" del album "Barbed Wire Kisses" tocado con una inusitada pesadez sabbathica que concluye incluso con un juego de sincopados diferentes al grabado originalmente.

jim y william reid en escena.
foto: renzo sanchez


the jesus and mary chain en peru 3
foto: renzo sánchez


Las luces azules del comienzo, esta vez se tornan verdes, William vuelve a jugar con su guitarra asomando un tímido rasgueo que después fue tomando fuerza hasta que se define totalmente con la ejecución de "Cracking Up", Loz Colbert coge una maraca con su mano derecha y toca la bateria al estilo del baterista de los Sonic Youth, realmente espectacular. Luego vienen "All Things Must Pass", "Some Candy Talking" que baja un poco las revoluciones pero que es una clásica de los 80s que el público esperaba y tras ésta vuelve la ritmica con otra clásica "Happy When It Rains" del celebrado "Darklands", el público que baila y salta.

cracking up


happy when it rains


Siguen en la lista "Taste Of Cindy", "Halfway To Crazy", "Kennedy Song¿?" y para terminar ésta parte del concierto la infaltable "Just Like Honey" que el respetable canta a todo pulmón y corea, uno de los momentos mas calientes del concierto, aquel rumor de que la actriz Scarlett Johansson vendría a Lima para cantar ésta canción con los "Jesus...", apenas fue un bluff publicitario que pasó al olvido inmediatamente ante el impecable y efusivo coro del público limeño, nada más conmovedor que escuchar 3 mil almas coreando "Just Like Honey!!!". Al finalizar ésta canción, se apagan las luces y los integrantes se despiden. Era el momento del Encore, el público los pide de vuelta y ensaya otra vez el coro del principio; "Ole, Ole, Ole Jesus, Jesus", pero ésta vez la fuerza de las voces retumbaba el local dejándose escuchar varias cuadras a la redonda, quizás exagero, pero esa es la sensación de ese instante inolvidable.

just like honey


La insistencia del público hace volver a la banda escocesa en menos tiempo de lo esperado y en seguida se disparan con "9 Million Rainy Days", una canción bastante pesada, oscura e intimista que creo fácil pudo haber sido reemplazada por "Sometimes Always" o "I Hate Rock n Roll" canciones capitales que particularmente, esperaba que las toquen, pero ya será para una próxima visita.

En seguida, anuncian el último tema del concierto, y el público rechifla, pero apenas suenan los primeros acordes de "Reverence" perdí el control, me lancé a saltar como una rana y luego dejarme llevar por ese sonido hipnótico tan envolvente que me provocó balancearme ritmicamente sobre mi lugar, creo que el final no pudo haber sido tan espectacular como éste, la banda aplica la fórmula de repetir los segmentos más importantes de la canción logrando un estadio sicodelico domando la furia de los presentes como el efecto de un encantador de serpientes, fabuloso. Al finalizar la canción los integrantes se van y dejan el estrado vacío con las luces aún encendidas, el público vuelve a vitorear un nuevo regreso, pero la música de consola rompe la magia, se apagan las luces inteligentes y a volver a casa se ha dicho.

reverence


Al salir del Scencia quedé plenamente satisfecho, aunque con algunas preguntas en mi cabeza, ¿porqué no se usó el proyector de video durante la performance de Jesus And Mary Chain? sólo Resplandor tuvo ese privilegio. ¿Por qué una parafernalia visual tan austera?, al menos hubieran colocado una banderola con el logotipo o una imagen de la banda escocesa en el fondo y usar un proyector de juegos visuales. Espero que Automatic Entertainment haga reparo de éstos detalles para mejorar sus próximos conciertos. Sin embargo, después de todo, la experiencia fue inolvidable, el show estuvo espectacular, puedo decir que la venganza es dulce y que sacarle la lengua a la adversidad es un placer ultrasexual.


set list
1. snakedriver
2. head on
3. Far Gone and Out
4. Between Planets
5. blues from a gun
6. teenage lust
7. sidewalking
8. craking up
9. all things must pass
10. some candy talking
11. happy when it rains
12. taste of cindy
13. halfway to crazy
14. kennedy song
15. just like honey

encore

16. 9 million rainy days
17. Reverence

3 comentarios:

El Manza dijo...

De hecho, si lo ves todo con ojos que no sean de fan, hay varias cosas que no me gustaron. Pero al final, no es eso lo que recuerdas, ¿cierto?

Muy buen concierto.

Saludos.

beatnik dijo...

asi es manza, después de todo, lo más importante es la experiencia de vivirlo intensamente.

Anónimo dijo...

3 mil almas??? donde fue eso?